Proy6121

LA LEGISLATURA DE LA PROVINCIA DEL NEUQUÉN

SANCIONA CON FUERZA DE

LEY:

Artículo 1º Créase la figura del comercializador de frutas para pequeños y medianos productores frutícolas de Neuquén.

Artículo 2º El comercializador de frutas para pequeños y medianos productores frutícolas de Neuquén tendrá como función gestionar y facilitar la comercialización de la producción primaria de frutas de pequeños y medianos productores en el mercado interno y externo.

Artículo 3º En la realización de su tarea el comercializador de frutas de pequeños y medianos productores deberá observar mecanismos de transparencia, comercio justo y lograr para el productor primario el precio justo, entendiendo por tal, el mayor porcentaje posible del precio final.

Artículo 4º El comercializador de frutas de pequeños y medianos productores podrá comercializar la producción de:

a) Productores individuales.
b) Pequeños y medianos productores asociados.
c) Pequeñas y medianas empresas frutícolas.
d) Explotaciones familiares.
e) Promover asociaciones de productores para mejorar escala, costos de producción, unificar calidad y lograr mayor rentabilidad.

Artículo5º El comercializador de frutas de pequeños y medianos productores podrá percibir en concepto de retribución por su tarea hasta un doce por ciento (12%) del precio final logrado en la operación de comercialización. Dicha retribución deberá deducirse y percibirse al momento de producir la rendición al productor y se hará en igual condición en la que productor percibirá el valor de venta.

Artículo 6º El comercializador de frutas de pequeños y medianos productores brindará el servicio de comercialización instrumentando por escrito:

a) La identificación del establecimiento del que proviene la fruta.
b) Indicará detalladamente especie, variedad y volumen estimado de fruta.
c) Clasificación de muestreo en monte por especie y variedad de acuerdo a los estándares de calidad y calibre requeridos habitualmente por los compradores.
d) Instruirá debidamente al productor de las causales de rechazo que podrían ocurrir con posterioridad a la clasificación por muestro, pudiendo comercializar la fruta rechazada en establecimientos industriales.
e) Instruirá debidamente al productor de las ventajas competitivas que logran los cultivos orgánicos en los mercados.
f) Informará al productor de las beneficios o incentivos fiscales si correspondiere, así como las compensaciones, reintegros y otros beneficios de los que pudiere gozar y las condiciones que se requieren para tales beneficios.
g) Indicará el porcentaje que deducirá por la comercialización que efectivamente concrete.

Artículo 7º Concretada la venta, el comercializador indicará al productor lugar, fecha y condiciones de la entrega de la fruta, precio final logrado, quedando el monto final de la operación sujeto a las variaciones por rechazo y las condiciones de pago.

Artículo 8º El comprador al recepcionar la fruta deberá otorgar al productor la constancia de recepción, en la que los datos del vendedor, detalle de cantidad, especie y variedad de la fruta recibida deberán ser coincidentes con los datos con los que el comercializador concretó la operación de venta. Constará también la obligación del comprador de notificar fehacientemente al vendedor y al comercializador las causales del rechazo de la fruta recepcionada o en su caso que la misma será procesada. Tal notificación, en uno u otro sentido, deberá concretarse dentro de las veinticuatro (24) horas. La ausencia o retardo en la notificación impedirá al comprador alegar resultados de clasificación o porcentuales de descarte que resulten desfavorables para el productor.

Artículo 9º El productor tendrá siempre el derecho de supervisión del proceso de clasificación de la fruta entregada. El comprador está obligado a entregar dentro de las cuarenta y ocho (48) horas al productor y al comercializador el comprobante con el resultado de la misma.

Artículo 10º La rendición final especificará:

a) El volumen efectivamente vendido especificando si el mismo fue colocado en el mercado interno o externo en su totalidad o en qué porcentajes correspondió a cada uno.
b) Los resultados de la clasificación, volumen y destino de la fruta rechazada, si la hubo.
c) Nombre o razón social de los compradores.
d) Unidad de medida y precio por unidad.
e) Monto total final a percibir por el productor, fecha y modo de efectivización.

Artículo 11 Ningún pago vinculado al precio pactado será válido si el mismo no resulta hecho a nombre del productor cuya fruta se vendió, del que no podrán hacerse deducciones o retenciones de ninguna naturaleza.

ASISTENCIA COMERCIAL PARA PEQUEÑOS Y MEDIANOS
PRODUCTORES FRUTÍCOLAS DE NEUQUÉN

Artículo 12 Créase el Fondo Fiduciario de Asistencia Comercial al Pequeño y Mediano Productor Frutícola de Neuquén, con la finalidad de asistir financieramente en la comercialización al pequeño y mediano productor frutícola de Neuquén, que se integrará del siguiente modo:

a) Con un aporte anual de pesos un millón ($ 1.000.000) por parte del Estado provincial, debiendo el Poder Ejecutivo presupuestarlo cada año al confeccionar el cálculo de ingresos y egresos de la Provincia.
b) Recursos que surjan como consecuencia de acuerdos celebrados con otras jurisdicciones u organismos, nacionales o internacionales, vinculados a la fruticultura.
c) Subvenciones, legados o donaciones de personas físicas o jurídicas, públicas o privadas, nacionales o extranjeras.

Artículo 13 El Fondo podrá anticipar recursos a pequeños y medianos productores frutícolas que reúnan las siguientes condiciones:

a) Ser productor primario de frutas.
b) Ser propietario de las parcelas que explota, o arrendatario con contrato debidamente instrumentado de conformidad a las leyes vigentes.
c) Acreditar cumplimiento fiscal de las obligaciones provinciales.
d) Las demás condiciones que establezca la reglamentación.

Artículo 14 Los anticipos que el Fondo efectúe a favor de pequeños y medianos productores primarios de fruta podrán alcanzar hasta la totalidad de los costos de un ciclo productivo frutícola, entendiendo por tal el que transcurre entre cosecha y cosecha o bien una etapa diferenciada del ciclo productivo anual.

Artículo 15 El productor deberá devolver los anticipos que haya recibido con lo producido por la venta de su cosecha correspondiente al ciclo por el cual recibió tales anticipos. Las operatorias entre el Fondo y los pequeños y medianos productores se instrumentarán bajo las formalidades del mutuo civil, suscripto en forma personal por el productor. Tales actos estarán exentos del pago del Impuesto de Sellos. Queda prohibida la participación del comercializador de frutas en cualquier relación entre el Fondo y los productores primarios.
Las tasas de interés que se apliquen y los gastos de administración del Fondo, deberán acompañar en sus porcentajes el carácter “social” que revisten estas operatorias. La reglamentación de la presente Ley deberá establecer pautas mínimas ajustadas a estos criterios.

Artículo 16 El comprador estará obligado a efectuar los pagos pactados en forma directa y proporcional a cada uno de los partícipes, según corresponda: productor, empacador, Fondo Fiduciario, comercializador.

Artículo 17 El Fondo Fiduciario de Asistencia Comercial al Pequeño y Mediano Productor Frutícola de Neuquén será administrado por el Ministerio de Desarrollo Territorial, o el que lo sustituya en el futuro, en calidad de fiduciario. El agente financiero será el Banco Provincia del Neuquén S.A. (BPN S.A.).

Artículo 18 El Fiduciario deberá informar por escrito anualmente a la Comisión de Control y Seguimiento sobre su gestión en la administración del Fondo, así como una memoria explicitando el comportamiento financiero del Fondo, su estado al cierre de cada ejercicio en materia de disponibilidad, evolución del recupero y toda información que se considere de interés.

Artículo 19 La Comisión de Control y Seguimiento estará integrada por tres (3) legisladores, que cumplirán su cometido por el período que dure su mandato legislativo, designados a propuesta conjunta de las Comisiones de Producción, Industria y Comercio, y de Hacienda y Presupuesto, Cuentas y Obras Públicas. Se constituirá y funcionará como una Comisión Especial de la Legislatura y la elección de sus miembros se efectuará en el inicio de cada período legislativo.

AUTORIDAD DE APLICACIÓN Y NORMAS COMPLEMENTARIAS

Artículo 20 La autoridad de aplicación de la presente Ley será el Ministerio de Desarrollo Territorial, o el que lo sustituya en el futuro.

Artículo 21 Créase el Registro Provincial de Comercializadores de Fruta de Pequeños y Medianos Productores, que dependerá del Ministerio de Desarrollo Territorial, y tendrá como función:

a) Determinar las condiciones de registración de los comercializadores de fruta de pequeños y medianos productores.
b) Determinar la tasa de registración.
c) Otorgar la habilitación a las personas físicas o jurídicas que soliciten su registración como comercializadores de frutas de pequeños y medianos productores, de conformidad con las condiciones, requisitos y limitaciones que establezca la reglamentación de la presente.

Artículo 22 La inscripción en el Registro Provincial de Comercializadores de Fruta de Pequeños y Medianos Productores es obligatoria para quienes pretendan desarrollar actividades como comercializadores de frutas de pequeños y medianos productores, situación que deberá acreditarse en toda tramitación provincial vinculada a la fruticultura.

Artículo 23 A los efectos de la presente Ley se considera pequeño productor a la explotación frutícola de hasta diez hectáreas (10 has) y mediano productor a la explotación frutícola de hasta veinticinco hectáreas (25 has).

Artículo 24 Comuníquese al Poder Ejecutivo.

FUNDAMENTOS

La fruticultura de la norpatagonia es una sola, sin embargo el área implantada se expande del lado neuquino aguas arriba por los valles del Limay y del Neuquén, conformando nuevas áreas de desarrollo frutícola, entre las que se destaca El Chañar. La expansión ocurre en el marco de la decisión provincial de diversificar su economía más allá de la explotación de recursos no renovables. Neuquén ha destinado en los últimos años más recursos volcados al sector frutícola que la vecina Río Negro, y si bien puede inferirse a que ello se debe a contar con una menor superficie plantada que la rionegrina, ya que se produce en Neuquén alrededor del 20% del total regional, la verdad es que también esta mayor inversión del Estado provincial se debe -y es bueno destacarlo- a que ello constituye una decisión estratégica para el desarrollo provincial.
Neuquén agrupa productores en cuatro Cámaras: San Patricio del Chañar; Centenario y Vista Alegre; Plottier y Senillosa, y la Cámara del Limay, que es la de Confluencia, sin contar las nuevas explotaciones frutícolas en el interior (cerezas, y otras frutas finas), que aún no se han organizado empresarialmente.
Neuquén produce el 20% aproximadamente de la producción de peras y manzanas de la región, el 80% de vid, y porcentajes variables de frutas finas, sean berries (frutilla, frambuesa, arándanos, grosella y mora) o cherries, (guindas y cerezas).
Según cifras de la FunBaPa (Fundación Barrera Patagónica), el subsistema frutícola regional está perdiendo competitividad y participación internacional frente a otros competidores hemisféricos, produciendo una disminución de la cantidad de productores. A principios de los ‘90 existían 4.000 chacareros en el Alto Valle, hoy, según los más optimistas, quedan menos de 2.800.
En el final del ciclo productivo en la fruticultura, la comercialización aparece como un cuello de botella para los pequeños y medianos productores, que pasan a ser rehenes de las grandes empacadoras, muchas de ellas integradas verticalmente.
Si planteamos la necesidad de una asistencia financiera para que el pequeño y mediano productor frutícola se posicione mejor frente al mercado, quedaríamos a mitad de camino si en ese punto no imaginamos algún mecanismo que mejore sus posibilidades de negociación al momento de comercializar.
La necesidad de crear la figura del “comercializador de frutas”, específicamente para la comercialización de la producción de pequeños y medianos productores frutícolas, surge como consecuencia de la alta concentración que muestra el sector, con empresas totalmente integradas, que terminan fijando el precio de compra al productor primario.
Como es sabido el pequeño y mediano productor primario no logra sortear satisfactoriamente, en términos de rentabilidad, el ítem de la comercialización de su producción. Entrega su fruta a las empresas empacadoras-comercializadoras sin precio o por centavos de dólar. Para entender el problema hay que intentar responder a los siguientes interrogantes:¿Por qué el productor primario recibe alrededor de 30 centavos por el kilo de fruta que en el mercado interno se paga desde 4 pesos? ¿O un techo de 90 centavos por las manzanas que en Europa los consumidores pagan entre 5 y 6 euros?.
De acuerdo con cifras de la FunBaPa (Fundación Barrera Patagónica), sobre la base de las declaraciones juradas de los empacadores, en la última temporada dos tercios de las manzanas producidas fueron a “industria”, lo que sería un verdadero desastre sistémico si no se presume sobre declaración. Pero esta presunción de aumentar las cifras estadísticas sobre cuánto es la fruta para industria, presiona sobre el precio de referencia para las nuevas operaciones de venta de frutas tirando para abajo el valor de la producción primaria de mayor calidad. Frente a la estrategia oligopólica de empacar sólo la fruta de calidad superior, muchos chacareros tienen sólo como destino a la industria. No se completaría este diagnóstico si no se incorpora también el dato, que agrava esta situación, de aquella parte de la fruta que se deja en el monte por falta de incentivos económicos para ser cosechada.
El subsistema frutícola regional está perdiendo competitividad y participación internacional frente a otros competidores hemisféricos. La exclusión de pequeños productores es casi una consecuencia natural en un sistema productivo como el que se ha descripto. Necesariamente el Estado debe intervenir aunque sea mínimamente, generando mecanismos e impulsando acciones que posicionen al pequeño y mediano productor primario en mejores condiciones de comercialización, despegándolos de las grandes comercializadoras.
La figura del “comercializador” que se crea en el proyecto que impulsamos, no apunta a convertirse en dueño de la fruta del productor fijándole el precio, sino que deberá buscar el mejor precio porque allí radica su propia ganancia, sin subrogar los derechos propios del productor.
La registración obligatoria de quienes pretendan acceder a esta actividad dará mayor transparencia y seguridad al pequeño y mediano productor frutícola, especialmente porque la comercialización a la que se dedicarán se basa en algunos de los principios del comercio y precio justo, entendido este último, tal como se establece en el artículo 3º de este proyecto, en el mayor porcentaje posible del precio final. En tanto el comercio justo es una asociación comercial sobre la base del diálogo, la transparencia y el respeto, con el objeto de lograr mayor equidad en el comercio internacional
Según la Federación de Productores de Fruta de Río Negro y Neuquén en la temporada 2007 la mayoría de los productores percibió entre 32 y 40 centavos de pesos por kilo de manzana, lo que pone en serio riesgo de exclusión al pequeño y mediano productor, cuando los costos de producción alcanzaron los 51 centavos por kilo. Esta realidad es la que fundamenta la creación de un Fondo Fiduciario para potenciar el proceso de comercialización de los pequeños y medianos productores primarios de frutas. No para otorgar créditos o subsidios, sino para ayudarlos a que se sitúen en mejores condiciones de acceso al mercado, sea interno o externo. En pocas palabras, mejorar su competitividad a través de la creación de un sistema de comercialización frutícola que les permita lograr una mejor rentabilidad de su producción, que es lo que asegurará también que el Fondo Fiduciario pueda recuperar año tras año los recursos erogados. En este sentido es que planteamos, sin descartar otras alternativas que pudieran implementarse, la figura del mutuo civil como instrumento motorizador de la operatoria comercial.
Estamos seguros que si logramos mejorar las posibilidades comerciales del pequeño y mediano productor a través de los mecanismos que planteamos en el presente proyecto, estaremos creando las condiciones para un segundo paso hacia los principios del comercio justo en el que se procura que la mayor parte del precio sea percibida por el productor tal como lo establecen las certificaciones FLO (Fair Label Organization), o “fair trade”.

Fdo.) BAUM, Daniel -Bloque Servicio y Comunidad- RACHID, Horacio Alejandro -Bloque Opción Federal- SÁNCHEZ, Carlos Enrique -Bloque Apertura Popular de Neuquén-.