Proy6976

LA LEGISLATURA DE LA PROVINCIA DEL NEUQUÉN
SANCIONA CON FUERZA DE
LEY:

Artículo 1° Establécese de interés público la terminación del Ferrocarril Trasandino del Sur, obra de fundamental importancia para la consolidación del Corredor Bioceánico Bahía Blanca (Argentina) – Talcahuano (Chile).

Artículo 2° Adhiérese a la Ley nacional 23.253, facultando al Poder Ejecutivo provincial a celebrar todo tipo de convenios tendientes a lograr su cumplimiento.

Artículo 3° Facúltase al Poder Ejecutivo provincial -en el marco del artículo 124 de la Constitución Nacional- a impulsar los acuerdo alcanzados en el Acta de Integración Física con la hermana República de Chile, reactivando la construcción del Ferrocarril Trasandino del Sur como obra prioritaria de integración.

Artículo 4° El Poder Ejecutivo provincial implementará todas las acciones tendientes a lograr que el Gobierno nacional a través del Ministerio de Relaciones Exteriores y Culto, incorpore en la Agenda Binacional con la República de Chile y en carácter de política de Estado la finalización del Ferrocarril Trasandino del Sur.

Artículo 5° Comuníquese al Poder Ejecutivo.

FUNDAMENTOS

Desde hace más de 100 años que se viene impulsando la construcción de un corredor ferroviario por la norpatagonia, que una el Atlántico con el Pacífico.
Se sabe que de concretarse esa obra tendrá para la región un impacto similar al que generara en su momento el Canal de Panamá. Reducir 14 días el transporte en barco utilizando un ferrocarril de trocha ancha que atraviese la cordillera de los Andes por debajo de los 2.000 metros sobre el nivel del mar, constituye un beneficio extraordinario para el comercio mundial y permitirá contar con una obra de infraestructura que repercutirá significativamente en el desarrollo de las regiones existentes a ambos lados de la cordillera.
La construcción del Ferrocarril Trasandino del Sur, parte esencial del Corredor Bioceánico entre los puertos de Bahía Blanca -en Argentina- y Talcahuano-Concepción -en Chile- es un eslabón ineludible para el transporte multimodal.
Cuesta entender que restando sólo 140 km para el empalme a través del Paso Pino Hachado-Icalma, intereses sectoriales o mezquindades políticas hayan condenado este proyecto de singular valor estratégico para el desarrollo de la norpatagonia por tantos años.
La Provincia del Neuquén no ha cesado de realizar esfuerzos en pos de la concreción de estas obras para las que no ha logrado financiamiento o el mismo se ha malogrado por coyunturas político-económicas. En el presente también ha quedado rezagada en relación al Trasandino por Mendoza. Resulta difícil de entender si no se quiere ser mal pensado. Se invertirán 3.000 millones de dólares para la reconstrucción del Trasandino de Mendoza y la construcción de un túnel de 23 kilómetros a 2.500 metros de altura, según proyecto que se ha publicado, que llevará siete años en ser ejecutado, mientras que concluir el enlace ferroviario del Corredor Bioceánico ferroportuario argentino-chileno Trasandino del Sur, que cruza los Andes a 1.700 metros sobre el nivel del mar, por Pino Hachado, iniciado en Bahía Blanca hace 111 años, costaría sólo 70 millones de dólares para llegar desde Las Lajas a la frontera.
Esta conexión ferroviaria es la única que producirá un despegue inmensurable de la Patagonia y de todo el sur del país, al conectar ambos océanos mediante un puente ferroportuario de 1.350 kilómetros entre Ingeniero White y Concepción-Talcahuano (Chile), permitiéndonos el acceso con bodegas francas recíprocas a la cuenca del Pacífico y a los grandes países consumidores del sudeste asiático. La miopía ha sido excesiva y la pérdida de oportunidades inmensa. No fatigaré a mis pares relatando la historia conocida por todos, pero si mencionaré un solo dato que muestra la ventaja de priorizar esta obra, y aun si fuera la única ventaja, alcanzaría para justificar la necesidad de concluir este viejo proyecto: un tren transporta 1.250 toneladas de carga y utiliza solamente dos personas para conducirlo, eventualmente dos de recambio, de acuerdo con la distancia, mientras que se necesitan 50 camiones de carga y 100 choferes para movilizar el mismo tonelaje, sin contabilizar el deterioro que producen en las rutas así como los costos en vidas y en bienes por accidentología.
Las obras proyectadas a realizarse tanto del lado chileno como así también del lado argentino, en la zona fronteriza del Paso Pino Hachado-Icalma, habrán de jerarquizar las perspectivas de un paso internacional de primera línea, pasando a ser éste, por su infraestructura vial y tecnología a incorporar, el más actualizado y ágil de nuestro país.
Han transcurrido veinticinco años desde la sanción de la Ley 23.253 que dispuso la realización de esta obra con financiamiento del Tesoro nacional. Este solo hecho amerita nuestra intención en el presente proyecto de Ley al reafirmar la “declaración de interés público provincial de carácter prioritario”.
La necesidad de darle rango de política de Estado para nuestra Provincia surge del constante acompañamiento en el tiempo de todas las expresiones políticas de la Provincia, a lo que debe sumarse que por Decreto 1239/2002 del Poder Ejecutivo nacional se creó la Comisión ad hoc Ferrocarril Trasandino del Sur, la que estará integrada por el señor secretario de Provincias del Ministerio del Interior; por el señor secretario de Transporte del Ministerio de la Producción, y por el señor secretario de Relaciones Exteriores del Ministerio de Relaciones Exteriores, Comercio Internacional y Culto.
Dicho Decreto puso la Presidencia de esa Comisión en el gobernador de Neuquén.
En el 2001 se creó una Comisión Técnica Especial dentro del ámbito del Grupo Técnico Mixto Argentino-Chileno para el intercambio de información técnica y preparación de la documentación necesaria para poner en marcha el proyecto.
Por todo lo expuesto, solicitamos a esta Cámara la aprobación del presente proyecto.

Fdo.) BAUM, Daniel -Bloque Servico y Comunidad- SÁNCHEZ, Carlos Enrique -Bloque Apertura Popular de Neuquén- RACHID, Horacio Alejandro -Bloque Opción Federal-.