Proy8243

LA LEGISLATURA DE LA PROVINCIA DEL NEUQUÉN
SANCIONA CON FUERZA DE
LEY:

Artículo 1° Establécese la equiparación de la categoría asignada a los agentes fiscales en el Anexo “A” de la Ley 2526 con la establecida para los jueces de Primera Instancia.

Artículo 2° Conviértanse a categoría MF-3 las categorías MF-4 asignadas a los agentes fiscales.

Artículo 3° Lo establecido en la presente Ley entrará en vigencia a partir de su publicación.

Artículo 4° Comuníquese al Poder Ejecutivo.

FUNDAMENTOS

El presente Proyecto de Ley tiene por objeto equiparar a los agentes fiscales a los jueces de Primera Instancia, lo cual se da en muchas otras provincias y en la Justicia Federal, y resulta ser una cuestión de estricta justicia y reconocimiento a la labor de estos funcionarios.
Un ejemplo de esta equiparación, la podemos encontrar en la vecina Provincia de Río Negro, que tiene establecido respecto a las remuneraciones de los funcionarios integrantes del Ministerio Público que ellas son equivalentes a las que se fijen para similares categorías de magistrados según el grado de jerarquía y responsabilidad funcional en el que se desempeñen.
Lo mismo ocurre en otras jurisdicciones, como en la Justicia Federal (conforme Ley 24.946), Tucumán, Santa Fe, la Ciudad Autónoma de Buenos Aires, entre otras.
En nuestra Provincia el fiscal ante el Tribunal Superior de Justicia se encuentra equiparado a los vocales del Tribunal Superior, y los fiscales de Cámara se encuentran equiparados a los jueces de Cámara, pero no ocurre lo mismo con los fiscales de Primera Instancia, ya que estos no se encuentran equiparados a los magistrados de igual jerarquía.
Es decir, que en nuestra Provincia existe una equiparación parcial de los funcionarios del Ministerio Público Fiscal con los magistrados de la misma instancia, puesto que sólo se da a partir de la segunda instancia.
Es así, que al fiscal del Tribunal Superior de Justicia le corresponde la categoría MF-1, que es la misma que le corresponden a los vocales del Tribunal Superior de Justicia; y a los fiscales de Cámara le corresponde la categoría MF-2, que es la misma que le corresponde a los jueces de Cámara, tal como se encuentra establecido en el Anexo “A” de la Ley 2526.
Sin embargo, según la misma tabla de la norma antes citada, a los agentes fiscales les corresponde la categoría MF-4, mientras que a los jueces de la misma instancia les corresponde la categoría MF-3.
Esta diferencia implica que sobre la remuneración establecida para la categoría MF-1 (100%), a los fiscales de Primera Instancia les corresponde un 72%, mientras que a los jueces de esta instancia les corresponde un 82%.
Tal diferencia atenta contra la carrera de los funcionarios del Ministerio Público Fiscal, provocando que excelentes profesionales emigren a la magistratura para lograr ascender una categoría, con la consecuente pérdida para el órgano acusador de profesionales experimentados que se han capacitado para la función.
Asimismo, esta diferencia implica una disparidad de los agentes fiscales con los fiscales de grado, pues estos últimos sí se encuentran equiparados a los jueces de su instancia, al igual que el fiscal del Tribunal Superior respecto a los vocales del TSJ.

Por otra parte, entiendo que resulta una cuestión de justicia oportuna equiparar a los agentes fiscales con los jueces de Primera Instancia en este momento, atento a la inminente entrada en vigencia de la nueva legislación procesal penal que establece un sistema de enjuiciamiento de corte acusatorio donde la función del fiscal resulta ser mucho más importante y amplia que la que tenía con la antigua legislación.
Es por todo esto que solicito el acompañamiento de mis pares en el presente Proyecto de Ley.

Fdo.) BAUM, Daniel -Bloque Unión Popular (UNPO)-.